La edad de piedra.

No, no voy a hablar sobre el australopitecus, esto va más sobre la edad.
Ahora hablar de la juventud es mainstream, está de moda entre los cuarentones lo de “la edad es sólo un número”, todos son “mayores pero de espíritu joven” o “jóvenes maduros”.
Qué duro es tener una edad, y por eso lo de “piedra”.

Si eres un niño, se te perdona tu comportamiento, aunque se te acondiciona para que te hagas a la idea de que al ser mayor ya no podrás ser pequeño, lo que no se te dice (y parece lo más obvio) es que al ser mayor, ya no podrás ser pequeño, joder. (Has leído dos veces esa frase, está dos veces, lo sé, no es un error, sigue leyendo)

Que eres un niño y no puedes decir tacos, joder. Que eres un niño y no puedes decir a la gente lo que es, porque eres un niño. Que eres un niño y no puedes decirle a la gente lo que puede o no puede hacer. Que eres un niño pequeño y no puedes decirle a la gente lo grande o pequeña que es. Que eres un niño.

Bueno entonces ya eres un adulto, te han dicho que eres mayor ya.
Eres un adulto y puedes portarte bien. Eres un adulto y puedes tener obligaciones y responsabilidades. Eres un adulto joder, ya eres suficiente mayorcito como para no decir tacos. Eres mayor y ya puedes elegir entre varias opciones que te dan a escoger. Y por fin eres un adulto para pagar con tu tiempo el dinero que te dan. Ya eres un adulto, jódete.

No puedo hacer nada, porque soy un niño un adulto.
Pues mejor no soy nada, y así puedo hacer lo que me dé la gana, hasta poner palabrotas en este post.

IMG-20150806-WA0018 copia-1

Y esto era totalmente necesario, pero esencialmente estúpido, todos sabemos que “la edad es sólo un número”, todos son “mayores pero de espíritu joven” o “jóvenes maduros”.
Que duro es tener una edad.

Anuncios

Nada nunca nadie.

Más allá de ser esto un prefacio, será una presentación más formal. No soy nadie importante, no he hecho nunca nada, yo soy yo, y me basto conmigo.
Nada más que añadir sobre eso.

Quería hablarte desde las letras de este escrito de lo que somos, del existencialismo, de la vida, de la muerte, del silencio o de los suspiros, pero me costaría mucho no tomármelo como algo personal y se supone que no soy nadie.

Permanecer en esto que llamamos vida es complicado, a veces, en un suspiro se me escapa un poco el alma, y divago entre la gente, sintiéndome parte del suelo, del cielo, del todo. No me malinterpretes, no es que no valore mi existencia ni que quiera que cese, solo digo que me encanta hacer pausas eternas entre los días, las horas, los minutos o los segundos.
Entonces me pierdo y me encuento y me conozco y me reconozco, ahí, entre toda esa gente. Para ellos soy invisible, no soy más que un árbol, una pared, una piedra, una persona, y para ellos no soy, ni siquera he sido.

IMG_20160221_210623

Justo ahí. En ningún sitio de ninguna parte, soy tan libre como un árbol, una pared o una piedra.
Tan libre como una persona.
Donde el reconocimiento está bien reconocido y lo impresionante impresiona no me interesa estar, prefiero quedarme aquí, en mí, conmigo, yo. Si quieres venir puedes, si puedes venir ya depende de si quieres hacerlo.
Y esto era totalmente necesario, aunque esencialmente estúpido.
Si no soy nadie importante, no he hecho nunca nada…

¿Por qué encima de estas frases hay un parrafote lleno de letras que casi tienen significado pero se quedan en un montón de palabras sueltas sin aparente razón de ser?

 

Este blog, sobre todo va sobre Nada.

Hola!
Supongo que te preguntarás de que va este blog, quizás solo estés leyendo esto porque te he obligado a hacerlo, puede que te preguntes para qué sirve esto, incluso es posible que tengas intriga por saber qué es lo que escribe esta persona que aparentemente se presenta sin presentarse en una frase interminable, con pocas comas y al parecer nada nuevo que decir.
Pues yo también me hago esas preguntas, ¿de qué va este blog? ¿para qué sirve? ¿qué voy a decir?.
Se supone que ya he escrito este post, y se supone que tendría que haber respuesto a estas preguntas antes de preguntármelas yo, pero no.

De momento creo que no.

Pero aunque no diga ni de qué va, ni el qué, ni el para qué… voy a decir el cuándo, porque si se supone que vas a ser mi lector estrella (tú, mi amado lector) tengo que decirte cuándo vas a descubrir esta especie de pseudo-cosa, otra mentira cotidiana desde mis ojos (percepción) hasta mis dedos (teclado). (Los paréntesis están bien para que la gente no se lie) (o para que se lie).

El caso es que:
El domingo, por la mañana, después de desayunar y que te recuperes de todo lo que recuerdas de anoche, verás de qué se supone que va esto.
Y esto era totalmente necesario, aunque esencialmente estúpido…

Pero Federico Garcia Lorca era homosexual, y conquistó a centenares de miles de mujeres.

Gracias por leer esto,  eres mi lector preferido.
cropped-img_20160104_142346-32.jpgSi no quieres perderte Nada, suscríbete.