Tengo un papel en blanco, lleno de palabras que decirte.

IMG_20160424_225629

Anuncios

Tengo:

  1. Dos brazos y dos piernas.
  2. Tengo ganas de oler la lluvia.
  3. Música, muchísima.
  4. Un 70% de mi es agua, tengo agua.
  5. Hambre, ganas de comer.
  6. Palabras en los pulmones, hambre de poemas en la boca.
  7. Nada.

Tengo dos brazos y dos piernas, ejecuto las acciones que mi mente/yo los obligo a ejecutar, ellos hacen música, ellos corren, ellos bailan, ellos son mi forma de dar forma a mi propósito. Sinceramente, yo no sé como se aclaran entre tanta duda y tanta parafernalia y floritura y palabrerío, si lo que quiero es tan sencillo como: ve, besa, abraza, vuelve.

Tengo ganas de oler la lluvia, tengo un anhelo, un apetito de sentir el comienzo de un próximo silencio entre instantes de por medio entre gota y gota.

Música, oh, cuanta.

Agua, logo existo. Cuántas metáforas han hecho artistas de fama merecida con el agua, yo no me atrevo a decir nada sobre este elemento, pero sí nado en la nada esperando a que nada ocurra, y todo fluya, y me rimen las frases.

Hambre, gns d cmr. Aunque sea comerme las vocales.
Palabras que se aglutinan en el angosto tubo traqueal y salen por esa rendija que es la boca, como un chorro de viento, de esos que no se ven, pero se sienten.

Y Nada de esto era mío, te me regalo.
Ya me compraré un diccionario para que me defina.

 

numen.

Hoy:

Te escribo hoy porque quiero que vuelvas, me paso los días buscando inspiración por la noche, te busco entre mis dedos y solo veo un lápiz vacío de palabras.

Oh numen,

Vuelve para hablarme de todas esas cosas tan estúpidas y tan necesarias. Dime la verdad sobre las mentiras, háblame de la libertad del encierro en la mente, dime quién soy, dime a dónde ir, dime que no te escuche y que me escuche a mí. Complícame la vida de esa forma tan fácil. Inspírame, déjame expirar, que todo este aire que llevo dentro no me deja volar.

Oh numen, oh musa de mis palabras, ayúdame a catalizar mi espíritu sin alma, déjame volver a existir en este mundo de inexistencia, provócame como solías hacerlo.
Una vez más por toda la eternidad, ayúdame a no necesitarte, proyéctame en ti.

Oh numen,

¿Dónde estás ahora? te he sentido entre mis dedos, fuiste etérea, fuiste eterna.
Fuiste. Eres. Serás. Quiero que existas conmigo, en mí.

Que fácil ha sido ser difícil, hablar sin decir nada, decirlo todo sin si quiera respirar.

Querido lector de hoy, gracias por existir.

frase.

Los poemas son historias intensos, breves,
efímeros, eufónicos, ¡eólicos!
Vuelan palabras por delante de tus ojos.
Transgreden el significado,
evaden la significancia.

Lee.
Vuela.
Desexiste.

O no…

!

¡Despierta!

Estás demasiado despierto para poder estar soñando.

¡No te duermas!

Duerme. Sueña. Vive. Mata a tu realidad aparente.

Hazme caso, no me hagas ni caso.

Ø

Ven:

No sé a ciencia cierta donde está este sitio, no sabría decirte si he llegado yo o él a mi. Este rincón está lleno de aire para respirar, tiene suelo que pisar y tiempo para esperar.
La zona y los alrededores están llenos de un indefinido número de cosas, elementos y de objetos con un nivel de importancia cercano a la indiferencia como mis palabras de este ahora mismo que se está haciéndo eterno.
Sé que es complicado interesarse por este agujero vacío, esta pseudo-nulidad imprecisa llena de palabras que empiezan por “in-” y quien sabe cuando acabaré de habar por los dedos de este lugar que tanto me fascina.

Este emplazamiento es enorme, inconmensurable, se podría llenar de palabras, de gritos, de amor, de muebles e incluso de conocimiento, pero aún así, lleno de cosas, sobraría espacio.

Aquí ha sonado la mejor música, las ondas se perdieron buscando una pared para hacer eco y volver al instrumento, y ahora nadan en un mar de ilimitada ausencia. Aquí hab habido amantes, que viajaron en ese silencio inmenso entre sus miradas después de su primer beso, te quiero, amor eterno, pero se marcharon como se marchan las cosas en la vida real de los alrededores de este hueco. Aquí se han pintado cuadros, todavía puede notarse un leve olor que podría recordar a un óleo mediocre, aquí pudo caer una mancha, pero pintar la nada es lo que tiene, el color olvido es difícil de conseguir, pero mucho más de identificar.
Aquí dejo mi escrito para que se impregne de insignificancia, para que mis palabras se pierdan como suspiros en el viento, y para que te quedes con las ganas, de saber si sigo aquí.

Lo cierto es que al leer esto, has venido si has querido, la próxima vez que vengas dime algo y quedamos para no hacer nada.IMG-20160403-WA0017