Ojalá digas algo

Hay algo que me asusta, profunda y fervientemente.
Da miedo como la gente se está empezando a comportar.
No soy un profeta ni nada y que no cunda el pánico pero: THE END IS NEAR AMIGO.

Se supone que las personas nos comunicamos entre personas, hablamos, gesticulamos, nos tocamos, nos besamos, nos odiamos… básicamente conectamos nuestros mundos a través de hilitos a los que llamamos comunicación, nexos, palabras, besos.
Dicen que la energía ni se crea ni se destruye, pero lo que sí hace es dispersarse. Es muy bestia como ahora mismo, la gente ha optado por concentrar su energía en reforzar estos nexos vaciando sus puñeteros interiores.
Estamos más vacíos que Wilson, llenos de aire y de apariencia perfecta, pero no somos más que un trapo de pieles, que se hincha y deshincha en función de quién la sople.
222

Pues sopresa. A mí me la sopla.
Es durísimo ver como personas empeñan sus ciudades de conocimiento interior por un like, por la fama, por su palabra mainstream y su imagen en el mundo.
Está claro que si has llegado hasta aquí, aunque no te enteres de nada, quieres saber de qué va el tema, sopresa amigo: un ejemplo aquí abajo.

Una foto en instagram.
Los likes van a ser los nexos, los puentes que van a conectar tu mundo con el del “likeador” (?), por lo tanto, esa persona puede recibir un poco de ti.
Si tienes una posibilidad así no lo dudes, cógela. Di algo. Ojalá digas algo.

No me creo que te despiertes por la mañana, salgas de casa y hagas tus cosas, vuelvas a casa, y no tengas nada que decir. ¿Nada? Ni siquiera un mísero pie de foto.
Ah claro, busca una canción que lo diga por ti. Busca un emoticono bonito, busca un poco de aire para hinchar tu balón de piel vacía, Wilson.
¿Wilson? Wilson no contesta, porque solo recibe amor de nuestro amigo el Náufrago, que se limita a cuidarle y a adorarle, pretendiendo que está lleno de vida.
Pero cuidado, porque los cocos rompen zarzas, y los balones mueren entre ellas.

Ojalá seas un coco my friend, donde hay y caben más ideas, y donde se puede vivir dentro perfectamente. Se pueden compartir, comer y aprovechar como los libros: Quizás uno cambie tu vida, o quizás sea un pelmazo y tenga una frase de esas que te abren una brecha, de donde puede que nazca una palmera preciosa.

Aún así ya no existen zarzas que romper, porque no hay tierra donde plantar, porque las piedras y la tierra que ahí habían ya son balones vacíos de piel muerta, protegidos por lo infértil, lo normal, lo blanco, que algún día se quedarán sin aire.

Ojalá un influencer de esos grandes, algún día diga algo, y se rompa la cadena de humo, que nos une a todos en vano.

Ojalá seamos nosotros un influencer de esos grandes, y usemos el aire en su justa medida, para no quedarnos vacíos por dentro. Si tú eres tú y yo soy yo. Si lo haces tú: lo haremos todos.

te toca mover ficha.

Anuncios

MUNDO

abhjdvfkslsjgdkvdhafsMUNDOc.akjsfbdvajdsñczjlnkbhsjalvksELñodoañijvbhlklfdasdhflkfdjgbñafjhrMUNDOgfñuaiebrguñabkELsdjfasjdfbasñfbjkvsdbfkMUNDOcajndsgvlknjaeñdfbjksvábejfdsfjdsljbvájkbfsvkjabsvkjbELasjkdvasasdksñdbMUNDOvájksMUNDOvjaksjdjv asfsanjdk vaclsfnvc aks sanm acñs.kdjvcas.

No sé bien como se empiezan los posts diferentes al resto, me gustaría escribir sobre un tema virgen ¿Es que todo está dicho?

La verdad es que desde el punto de vista de la vida real sí.
Todo.
¿Pero dónde está la ilusión?hubble-colorful-space-tile.ngsversion.1402429892773.adapt.1900.1-2.jpg
Hay un mundo aquí dentro que sólo habito yo, y haría falta más de una vida para escribir, decir y sentir todo lo que el diccionario de las sensaciones secretas tiene para dejarme contar.
Poco a poco me he dado cuenta de que todas esas palabrejas que se sueltan al tuntún en el mundo real que me quedaba lejos podrían significar cosas para mí.
Que las palabras más usadas del siglo XXI podrían hasta en parte representarme:

Pero lo crucial, lo fundamental de todo esto es que sí:
Hay una realidad.

hubble-colorful-space-tile.ngsversion.1402429892773.adapt.1900.1-3.jpg

Pero no te equivoques esta mía no es la tuya y esta tuya nunca será la mía, porque si somos únicos, especiales y todo lo que dicen tus padres (y tu abuela) que eres, es porque todos tenemos un mundo dentro, y somos los únicos que habitamos en él, y por eso la primera vez que dijiste te quiero fue la primera vez en el mundo que alguien venía a visitarte, y por primera vez no sentiste soledad en el único lugar donde te encuentras:

tu mundo.