o

Las cosas acaban allá donde empiezan otras. Los mundos posibles surgen de las mentes y del mundo surgió la mente. Dar una vuelta es quedarse en casa, solo que has salido y entrado por la puerta, y de por medio has dado un paseo.

Existe una dualidad antagónica de contrarios, sin uno no vive el otro, sin Rey no habría súbditos al igual que sin súbditos Rey. Se complica, sin rey no hay leyes, sin leyes no hay orden, sin orden no hay caos, sin caos no hay seres, sin seres no hay pueblo y sin pueblo no hay rey, nada. Menuda frase, me ha costado hasta a mí escribir la parábola.

Magnetismo, polos opuestos se atraen, la tendencia, gente que se acerca, que se besa y entrelaza miradas, las leyes de la naturaleza, gravedad, tiempo. Nexos quizás.
Las vías del círculo concéntrico infinito es esta fuerza inmaterial escondida en algún recóndito lugar del cosmos, la divinidad quizás.

El amor. La vida y la muerte se aman, cuando se juntan acaban. Así como los amores platónicos se unen y se elevan y se marchan de la existencia, en cuanto el Norte y el Sur se unan, serán solo un trozo de metal (un imán), y los enamorados permanecerán escondidos en sus formas mediocres, inaudibles al ojo indivino, imperturbables al estímulo o a la pasión, pues no se quieren ya más, porque son.

Y los mundos y la vida, y las cosas y las formas serán lo que quieran ser. Pues no sería la divinidad la que gobierna, ni nosotros los mandados, somos los amados… o no.
Que osadía hablar de Dios en pleno siglo 21, ¿dónde quedan esos tatuajes de cruces inversas y esas quejas acusando al Señor de ser quién es y hacer lo que se supone que hace, y las burlas en común de los rezos y la fe? Se quejan de quién se lo apropia (al supuesto todopoderoso), cual amante celoso, y lo maltrata y pone letras en su boca, como quién decide y castiga por los presuntos actos de su amada.
Y al estar juntos y estar siendo, se fustiga. Pues Él los crea y los destina, y ora y peca y falla y cesa, muere y nace y vive y roga.
Que pareja más tóxica, parece que los de e-darling no acertaron con estos dos.

Aquí quedan los círculos del primer párrafo, y los reyes de la gente, en la confluencia del triángulo amoroso; entre el Norte el Amor y el Sur, entre La Vida el Amor y la muerte.
El espacio entre las palabras, las “y’s” de las yuxtapuestas, los croissants a medio comer. ¿me vas a decir que si muerdes la mitad no te comes la segunda? Eso es pasión, más pasión que cuando Robertojosé se reencuentra con Encarnita en el Valle, en la segunda temporada de “La Madrastra”.

Es el amor, el magnetismo, el afán, que lejos de estar por encima de las cosas, está entre medio; y no está, como el vacío que une el envoltorio a la carne o el viento que acompaña tus bailes. Incluso quizás está en lo que no has entendido del texto o lo que yo pretendí contarte entre líneas.

¿Amén?
Amor.

 

Anuncios

re: dónde.

No lo puedo evitar, a veces tomo notas, hago párrafos y escribo libros mentales con inexplicable lucidez en momentos que para algunos son inexistentes, como las dos de la mañana, con el agua para los macarrones a punto de hervir, justo después de haber intentado escribir algo o en medio de una conversación sobre si las margaritas son amarillas o blancas.

Es de lo más inoportuno no tener un sitio donde vomitar estas notas, párrafos y libros mentales, pues me gustaría guardarlos para los momentos de no-lucidez, y me ayudaría a contestar preguntas y a responder cuestiones. Retórica o tangiblemente, siempre se nos quedan las palabras en la punta de la lengua y los gestos en las puntas de los dedos.

Pasear entre montañas de ideas amontonadas para disfrutar de las vidas posibles de un Don Nadie (en el mejor sentido de la palabra, no subestimes la nada), llegando al triumfo  cotidiano del sueño de una noche de verano.

Las ideas duermen en forma de mentiras que dijimos porque no supimos decir la verdad:
Falso, yo que sé.

Cuando ya no hay palabras que decir, es cuando empieza de verdad.

bla.

Entre toda esta bruma de pseudo conocimiento intelectual hay una persona, que escribe sin ton ni son dejándose llevar por el contexto de palabras que flyuen, cogen carrerilla y se catapultan a través de sus dedos. Las palabras pesan en su cuerpo y se desprende de ellas con gran pesar por dejarlas marchar, con gran pesar de no quedárselas consigo, dejando un vacío que ya nada podrá llenar. Qué bien que el mundo esté tan lleno de nada para poderse llenar de ella.

Para sentir hay que estar vivo, y para sentarse hay que estar de pié. Con tantas orejas habmbrientas de conocimiento no puede uno quedarse sentado y seguir escuchando sollozos de dolor y de muerte.

En esta retórica interminable, insignificante, impropia de tangibilidad lógica remarco: dejémos de limitarnos a existir, muramos por la causa que nos da la vida.

Demostremos, soldados de asfalto, que no tenemos que demostrar nada.

Pongámos como norma general no poner normas generales.

Seamos kaos y orden, paz y guerra, blanco y rojo aunque nos contradigamos, somos demasiado prisioneros de nuestra libertad, presos de nuestras palabras arrastrados por nuestro futuro.
Que alguien le diga a la gente que deje de morir sin siquiera haber nacido, por favor.

Ni siquiera yo sé a qué me refiero con esto, pero no me puedo justificar por ello, soy otro de esos que su etiqueta es “no me pongo etiquetas” que su color favorito es “el menos favorito de todos” que donde todos dicen negro pues yo digo ladrillo, porque sí, porque hasta el zorro tiene depredadores.

Y

El sol quema, el agua moja y el aire pesa.
El sol brilla, el agua fluye y el aire vuela.

Déjame tranquilo con los pros y los contras del ser, atraviésame con palabras que mi mente no ha conocido ni conocerá nunca, articúlame este balbuceo que me quema en la garganta. Ilumina mis ojos, ciégame, déjame ver.

Luego agua la antorcha que me quema la mano, me entumece los músculos y me deslumbra el alma. Luego el humo me mostrará la salida, luego el agua me hidratará la consciencia. Luego emanará el alma de este cuerpo antiguo, luego existo.

Ah, con hache de susurro, con hache de viento por detrás de mis orejas, con hache de vol-ah-r, con hache de ah-ire sorteando los abedules, las hayas y los fresnos en el bosque de tu pelo llegando hasta mis sentidos, todos mis sentidos, hasta el de la vida.

Y me doy cuenta de que no me estaba dando cuenta de lo que me tenía que dar cuenta.
Y entre todas estas palabras hay espacios que dicen más que letras.
Y las y’s son un nexo perfecto para que no se acabe nunca.

Y

numen.

Hoy:

Te escribo hoy porque quiero que vuelvas, me paso los días buscando inspiración por la noche, te busco entre mis dedos y solo veo un lápiz vacío de palabras.

Oh numen,

Vuelve para hablarme de todas esas cosas tan estúpidas y tan necesarias. Dime la verdad sobre las mentiras, háblame de la libertad del encierro en la mente, dime quién soy, dime a dónde ir, dime que no te escuche y que me escuche a mí. Complícame la vida de esa forma tan fácil. Inspírame, déjame expirar, que todo este aire que llevo dentro no me deja volar.

Oh numen, oh musa de mis palabras, ayúdame a catalizar mi espíritu sin alma, déjame volver a existir en este mundo de inexistencia, provócame como solías hacerlo.
Una vez más por toda la eternidad, ayúdame a no necesitarte, proyéctame en ti.

Oh numen,

¿Dónde estás ahora? te he sentido entre mis dedos, fuiste etérea, fuiste eterna.
Fuiste. Eres. Serás. Quiero que existas conmigo, en mí.

Que fácil ha sido ser difícil, hablar sin decir nada, decirlo todo sin si quiera respirar.

Querido lector de hoy, gracias por existir.